domingo, 21 de noviembre de 2010

Por siempre en mí.

Es increíble, pero de la última persona a la que me dediqué largo tiempo a hablar es la misma de la que voy a hablar en estos sumidos instantes de una mezcla de confusión-tristeza-desasosiego-dolor. Una cantidad algo impresisa de emociones que conllevan a deliberados pensamientos sobre aquella eterna amistad, hermandad, o como quiera llamarse, ya ni siquiera se si posee un nombre exacto.
Todo venía bastante bien hasta que se comenzaron a notar indirectas de su parte, indirectas que en mi correcta (o quizás algo incorrecta) inocencia tomé como bromas, pero que luego aclaró que no lo eran. Entonces, ¿qué pensar? Desde mi ingenuo punto de vista decidí seguirle la corriente. Ese fue el primer error.
Luego todo se tornó en un "romántico" clima donde cada cosa que decíamos nos llevaba a incontables imaginaciones con la otra persona. Paso a aclarar que esta conversación fue por msn.
Elos aquí el problema: tanto imaginar más el acostumbramiento a ser correctamente alagada y perseguida, buscada constantemente; que ahora que no me esta atras diciendome aquellas cosas no puedo soportarlo y le recrimino todo el tiempo cosas, me pongo celosa porque ya no puedo soportar que no me esté atras, lo necesito.
Entonces, ¿para qué me dijo todas esas cosas si luego se iba a olvidar de mi existencia? (En una exagerada cuestión)
Así es como lo siento, además de que me encante negarle cosas por el hecho de que una amistad es lo que tenemos más no otra cosa. Pero me vuelve loca que ahora no continúe insistiéndome, porque esas cosas me hacen sentir querida, casi amada y ahora no puedo vivir sin eso.
Por eso voy a intentar permanecer neutral ante todo y olvidarme de él aunque me duela en el alma, aunque vaya a extrañar demasiado sus cálidos abrazos y sus caricias, que no se pueden comparar con los de ningún otro amigo, por más que haya intentado reemplazar la falta de su presencia y de su cariño.
Otros me dicen que inconscientemente me estoy enamorando de él. Realmente no lo creo, y si es así por siempre lo voy a negar, porque jamás arruinaría la amistad que nos une, porque sinceramente no podría ser feliz si lo pierdo, y cuando estoy alejada de él , me siento muy mal, siento que me falta algo.
Siempre dice que me quiere más de lo que yo lo quiero a él, pero si leyera esto se daría cuenta de que está profundamente equivocado y de que muchas veces encabeza la lista de las personas que más quiero.
Espero que jamás me vuelva a confundir así, porque es un dolor interno muy grande el que me produce que no me esté atras diciéndome cosas lindas... Y después me dice que lo cambio por otros. Busco en otras personas las cosas que él me deja de dar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada