miércoles, 25 de agosto de 2010

El camino hacia la felicidad

Gracias a la cruel advertencia de mi hermana, cruel debido al oportuno momento en que me comentó aquella petición, que, recordando momento felices, vivo con mucha mas alegría que la anterior llevada.

La confusión continúa, pero supongo que es inevitable, debido a aquellos aspectos que conforman aquella extraña amistad, aquella hermandad, aquella confusión que siempre las distintas situaciones me crean...
Se lo dije, sí. Y sin temor a nada. Pero en el momento de responder a sus preguntas, comencé a fallar, a dudar, a crear un ambiente de cuestionamiento y de enfermiza locura (tan enfermiza como el Farmville).
Lo extraño a cada rato y no sé por qué. Esto no está bien, llueve del revés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada